Kalea gurea da.



La calle ha sido siempre el entorno privilegiado para los juegos, en los últimos años la transformación de numerosos espacios ha traido consigo la desaparición de numerosos juegos. Ocurre a veces el fenómeno contrario. Por arte de gracia al lado de la Ikastola nos han preparado un maravilloso espacio para jugar a "Mugalariak"(Las fronteras). Precioso juego, encantador duelo, con un final feliz. Definitivamente, la calle pertenece a los niños/as y a los juegos.