Maite zaitut! Te quiero!

Fácil, sencillo, sin apenas materiales, solo necesitamos un espacio liso, algunos pañuelos y ya tenemos todo para jugar. Este juego es como el stop de toda la vida,  la novedad es que para que te libren hace falta colocar las manos formando un círculo y que alguien entre dentro y te de un beso. Que no quieres dar el beso, no importa, esas manos son un magnífico refugio para descansar. Eso sí, no podremos salir hasta que alguien entre y nos de un beso. Mientras esperamos podemos charlar y todo eso. juego, relación, amistad, expresión, sentimientos, afectividad. Se puede pedir más?


Al finalizar la clase es tiempo de terapia, para hablar, respetando los turnos, para decir lo que hemos sentido, para solucionar pequeños problemillas, para que los otros/as sepan cómo nos hemos sentido y qué es lo que nos gusta y lo que no nos agrada tanto. Un momento de relax.
Y recuerden, como dijo Albert Einstein: "La experiencia es aprendizaje, lo demás es información"
En Educación Física vivimos experiencias a través del juego. Todo un lujo.