Hezkuntza aldatu behar duelako. Porque la educación debe cambiar.

#Manifesto15. No podemos dirigir el conocimiento

#Manifesto15. No podemos dirigir el conocimiento En la imagen, John Moravec durante su presentación en el TEDxUFM 2015, diciembre de 2014. A comienzos de diciembre pasado, nuestro colega y socio de Outliers School John Moravec comenzó a bocetar un texto que reflejaba las decenas de conversaciones que venimos teniendo hace tiempo con el equipo de Outliers School sobre el presente y el futuro de la educación. Por iniciativa de John y el esfuerzo de muchos colegas en irradiarlo, este boceto se convirtió en solamente 30 días en el #Manifesto15, con versiones en 12 idiomas y con una enorme difusión en la red. No repetiré aquí el texto íntegro del #Manifesto15, pero si sus principales consignas.
1. “El futuro ya está aquí – simplemente no está distribuido por igual” (William Gibson en Gladstone, 1999).
2. Escuelas 1.0 no pueden enseñar a niños 3.0.
3. Los niños también son personas.
4. Hay una emoción extraordinaria al saltar de un acantilado, cuando lo decides por tí mismo. Esta emoción no la tendrás jamás si alguien te empuja a hacerlo.
5. No valores lo que medimos, mide lo que valoramos.
6. Si la “tecnología” es la respuesta, ¿cuál era la pregunta?
7. Las habilidades digitales son invisibles, así deberían ser las tecnologías en escuelas.
8. No podemos dirigir el conocimiento.
9. “La red es el aprendizaje” (Siemens, 2007).
10. El futuro pertenece a los nerds, geeks, hacedores, soñadores y knowmads.
11. Rompe las reglas, pero comprende primero claramente porqué.
12. Debemos y podemos construir culturas de confianza en nuestras escuelas y comunidades.

Manifesto15_english

Los invito a leer el texto íntegro, y dos trabajos de John que son antecedentes de este Manifesto, Aprendizaje Invisible (2011), escrito junto a Cristóbal Cobo -libro que he tenido el privilegio de editar- y Knowmad Society (2012).Este mes de enero, John ha comenzado a divulgar el #Manifesto15 en diferentes ciudades del mundo. Ha sido invitado a la TEDxUFM 2015, organizada por la Outlier guatemalteca Rebeca Zuñiga. En lo que respecta a Outliers School, la divulgación del #Manifesto15 es nuestro principal argumento para diseñar en agosto próximo -bajo el liderazgo de Max Ugaz- la edición de Outliers School Lima #Manifesto15.
En lo que mi trabajo respecta, expresé muchas de las ideas del #Manifesto15 en varios documentos desde hace más de 15 años trabajando en el ecosistema de la educación iberoamericano. Aquí, algunas de las ideas divulgadas más recientemente.
En noviembre de 2014, la entrevista en el portal español INED. Allí, el periodista José Luis Coronado me preguntaba: Has afirmado muy gráficamente: “Si el más inteligente del aula es un profesor, hay un problema. El más inteligente del aula tiene que ser la red que se configura allí”. Si tuvieras que escoger algunos roles para ese nuevo docente del siglo XXI, ¿cuáles serían y el porqué de los mismos?
Principalmente, el docente debe ayudar a conformar esa red. Si solo se dedica a divulgar y a hacer broadcast, no da margen para la creación de redes. En un grupo de personas, el elemento más inteligente no es ni una persona en particular ni un grupo de personas, sino la red que permite transmitir ese conocimiento fuera de la propia red. Lo peor es que el alumno a veces es más conservador que el profesor y se siente muy cómodo en un rol pasivo, con los brazos apoyando la cabeza, escuchando y consultando su móvil cada 10 minutos. Si lo movemos de su zona de confort pasiva, se siente incómodo e incluso a veces surge un conflicto. Hace unos días un alumno le comentaba a un compañero antes de empezar una sesión de Design Thinking que yo coordinaba: “tenemos 4 horas de clase. Será duro”. La crisis de la educación formal, especialmente de la universidad es muy grande. No entiendo la falta de motivación de los alumnos y su actitud centrada en la evaluación. En titulaciones donde no existe el monopolio de la acreditación (como Derecho, Medicina) a veces no le encuentro el sentido a realizar una carrera universitaria, el alumno ni siquiera sabe a qué va y no encuentra motivación ni siquiera en espacios de Lab o espacios informales de learning by doing. En cambio, en nuestra experiencia de Outliers School (donde no hay oferta de acreditaciones de ningún tipo), la dinámica funciona correctamente, es muy intensa y nadie piensa en las horas que lleva el proceso, que normalmente son full-time, de 8 horas por día, durante varios días.
También en 2014, expresé ideas convergentes en la conferencia Construcción colectiva de conocimiento a través de medios digitales, en la Cumbre Líderes de la Educación realizada por la revista Semana y el colegio Gimnasio Moderno, para celebrar los 100 años de vida en esta tradicional institución educativa de Colombia.


En 2013, realizamos la investigación Should we Take Disintermediation in Higher Education Seriously?: Expertise, Knowledge Brokering, and Knowledge Translation in the Age of Disintermediation, junto a Cristóbal Cobo y Carlos Scolari. Como resultado de la misma investigación, se publicó Knowledge Production and Distribution in the Disintermediation Era.
Mi carta abierta de renuncia a la Universitat de Vic (Catalunya) en 2010. De este texto, escogí algunas ideas que considero complementarias al texto del #Manifesto15, especialmente el párrafo Cuando los burócratas controlan el proceso pedagógico.
“Cuando los exámenes y la “minuciosa” planificación son el centro del proceso educativo, todo el aprendizaje se desvirtúa y los burócratas controlan el día a día académico por sobre los profesores. Eso es lo que está pasando hace tiempo en muchas instituciones educativas. En La corrosión de la Universidad, el excelente artículo de Joan B. Culla sobre la universidad española en El País, el autor señala: “la burocracia tan pavorosa como paralizadora no constituye una amenaza potencial aún evitable, sino una realidad ya plenamente instalada, como un cáncer, en el organismo universitario (…) ¿en qué se ha traducido realmente la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior? Pues, hasta donde he podido observar, en una apoteosis de la burocracia.” Estos gestores son sólo un paradigma de lo que sucede en muchísimas universidades de Iberoamérica. Equipos de dirección responsables de proteger las “normas” de la institución. Poco capaces de conectar a los recursos humanos con las tareas adecuadas para su perfil, su visión del mundo se vuelve corporativa en detrimento del trabajo de los profesores, que para ellos son recursos humanos que hay que controlar y organizar, para evitar su propensión a “escaquearse”. Estos gestores prefieren equipos homogéneos porque alcanzan soluciones más rápidamente y sin fricción. Pero este tipo de equipos no contribuyen al pensamiento creativo y a diseñar mejores soluciones a largo plazo, ya que todos se presentan con el mismo mind-set.”
“En ese sentido, recomiendo leer el trabajo de Stanley Aronowitz, The Knowledge Factory (2000). Aronowitz señala que en los últimos 30 años, la administración se ha vuelto una carrera diferente en la vida académica. Las consecuencias de esto son que los gestores tienden a perder pulso con los educadores y se olvidan de lo más importante, las estrategias pedagógicas. En estos tiempos postdigitales, la era del control ha muerto. No sé es más productivo y más útil a una institución por estar sentado más horas en un despacho. La mayoría de industrias se han convertido en un mix de trabajo en el espacio físico más el trabajo en red. Los profesores de una universidad trabajan todo el tiempo para su institución, en cada cosa que hacen y producen en red, llevan el prestigio o desprestigio de la casa.”
Con respecto a la relación profesor/alumno, vale decir que enseñar no es enseñar en un aula. El proceso es mucho más complejo y abarca todo tipo de interacciones informales, en línea y hasta en espacios físicos fuera de la universidad. Invitar a tomar un café a un alumno puede ser mucho más valioso que dos horas de clases tradicionales. Una de las cosas que más me fascinan de las universidades de élite americanas es la enorme cantidad de eventos informales que se diseñan más allá del aula para continuar la formación de sus estudiantes. Montar un partido de frisbee un sábado por la mañana en el campus y luego comer una barbacoa con cervezas son la perfecta excusa para realizar tutorías, sesiones de brainstorming, gamestorming y otro tipo de instancias pedagógicas muy valiosas. En los últimos años, cada vez que he intentado llevar esto que siempre hacíamos en Stanford U a mi universidad española, he chocado con la percepción de alguna de las autoridades (y paradójicamente algunos alumnos) de que “eso” no es educación. El burócrata te quiere ver siempre en el aula. Su visión industrial le impide comprender que cualquier espacio informal ES un aula. Por esto, la arquitectura del diseño educativo también es una variable que debe cambiar. Stewart Brand trabaja el concepto de The Low Road, un análisis de los edificios provisionales donde las personas están más motivadas para cambiar el escenario y hacer modificaciones a las estructura edilicias preconcebidas.”
De ese texto, rescato también el párrafo: La legitimidad de los educadores está distribuida en red, y no en las instituciones. Allí señalaba: “En los espacios de aprendizaje más innovadores, la autoridad no esta dada por las jerarquías oficiales, sino que esta distribuida en la red y legitimada por la propia comunidad de aprendizaje. Tu valor está dado por tu nivel de sindicación, el reconocimiento de los colegas y de la comunidad. Si te dedicas a la educación, Googleate (especialmente en Google Scholar) y preocupate si no te encuentras. Somos las redes que construimos, y en estos tiempos posdigitales, gran parte de las redes profesionales son virtuales. En la sociedad red, moverse a un aula física todos los días durante 6 u 8 horas está perdiendo sentido, es costoso y antiecológico. En tiempos de universidad agregada, los estudiantes toman cursos desde cualquier lugar y con tutores ubicados en cualquier lugar, desde ya en el aula, pero no sólo en el aula.”
Seguiremos conversando sobre el #Manifesto15 y sus zonas convergentes…Es casi nuestra obsesión presente.
“If people constantly reject your ideas or what you have to offer, resign. If you are good, and right for the job, your resignation will not be accepted. You’ll be re-signed, on your terms. If they accept your resignation, you were in the wrong job, and it is better for you to move on. It takes courage, but it is the right move.” Paul Arden, Whatever you think, think the opposite.